Huasca de Ocampo, poseedor de bosques encantados en Hidalgo

Para desafiar tu espíritu aventurero práctica tirolesa y cañonismo entre cascadas, en la Barranca de Aguacatitla

752
Huasca de Ocampo en Hidalgo
Noé Martínez/Flickr

A escasos kilómetros de la ciudad de Pachuca, se esconde entre el frondoso corredor de la montaña de Hidalgo, uno de sus cuatro Pueblos Mágicos, mejor conocido como Huasca de Ocampo, heredero de la tradición minera, poseedor de bosques oyamel encantados y guardián de los Prismas Basálticos

Su centro se disfruta caminando entre las calles empedradas, donde sus casas coloridas desprenden el delicioso aroma de la barbacoa y sus restaurantes seducen para entrar a degustar pastes recién horneados. Al continuar el recorrido, ante la vista surgen las hermosas artesanías de cerámica, manta y madera tallada a mano.

Te puede interesar: Cierran Pueblos Mágicos en Hidalgo por Covid-19

Para seguir descubriendo los sabores de este maravilloso lugar hay que visitar la antigua hacienda de San Juan Hueyapan, donde hay que tomarse un trago de rompope y conocer todo lo relacionado a su elaboración artesanal, a través de recorridos por su fábrica modesta, donde además se exhiben botellas con sabores a vainilla, nuez, piñón, pistache y avellana.

Pero su principal atractivo, indiscutiblemente son los Prismas Basálticos, formaciones caprichosas que se pueden observar desde las alturas, a través de la tirolesa adaptada en su entorno, pero su recorrido también se hace a pie, mientras se disfruta de la caída de pequeñas cascadas que los bañan.

Te puede interesar: Los Prismas Basálticos – El tesoro de Huasca

Los encantos de Huasca de Ocampo

El siguiente punto a descubrir es el Bosque de las Truchas, para degustar alguno de los platillos que ofrece con esta delicia. Para que la espera de su preparación sea placentera, se ofrecen paseos en lanchas, travesías en cuatrimotos y un buen chapuzón en su atractivo balneario, claro, cuando llegue la temporada de calor. 

Cerca de este lugar se halla el Museo de los Duendes, dentro del hotel Barranca Honda, para conocer todo acerca de estos seres fantásticos, así que descubrirás varias evidencias, que de acuerdo con sus administradores, dan muestra de su existencia. Por la noche, el recinto de la hospitalidad ofrece una caminata hacia un árbol habitado por los espíritus de la naturaleza, a quienes se les puede pedir un deseo.

Una parada más son las exhaciendas San Miguel Regla y Santa María Regla, que son el fiel rostro del pasado minero de este Pueblo Mágico. Además hay paseos en lancha por la presa San Antonio Regla, para admirar como una chimenea y torre sobresalen del agua, que le otorgan a este paseo un aspecto fantasmagórico.

Un imperdible en este recorrido por Huasca de Ocampo, es la Peña del Aire, una formación rocosa que simula el rostro de un guerrero prehispánico. Es el lugar preferido de aquellos que gustan de observar el amanecer, para después arrancar con una serie de actividades de aventura como tirolesa y practicar cañonismo entre cascadas, en la Barranca de Aguacatitla.

Historias en video



En Vivo