¿Cuál es la cabeza perdida del Ángel de la Independencia?

La cabeza perdida del Ángel de la Independencia se encuentra en un pequeño recinto del Centro Histórico, pero ¿por qué?

331
ángel de la independencia(1)
Foto: Instagram/ @luis_enrique1957

México sufrió un temblor de 8.8 grados en 1957, cuando se desplomó el Ángel de la Independencia, fragmentando sus 12 toneladas en cinco partes.

El hecho ocupó las primeras planas de los periódicos, donde las fotografías de la efigie destrozada aparecieron.

Te puede interesar: Recorre estos Pueblos Mágicos de Oaxaca en un día

Luego del hecho del temblor con epicentro en Guerrero, un duplicado del Ángel de la Independencia se colocó en la columna del Paseo de la Reforma, que es el que podemos ver en la actualidad.

Sin embargo, el original se encuentra en una bodega, con excepción de la cabeza aplastada, parchada y herida por el sismo de 1957.

¿Dónde está la cabeza perdida del Ángel de la Independencia?

Sobre la calle República de Chile, justo antes de llegar a Donceles, se ve la cabeza de 107 años, en la esquina izquierda de la entrada al Archivo Histórico de la Ciudad de México.

Un lugar por donde miles de personas pasan, sin sospechar que están frente a la cabeza original de la Victoria Alada.

Su rostro aplanado es lo primero que se distingue, si se le ve de frente parece más un pez que la representación de un rostro femenino, ya que la tapa del cerebro, que es donde tenía su corona de laurel, no existe.

La antigua cabeza del Ángel de la Independencia llegó a este lugar en 1982, pero es muy poco conocida tras su derrumbe. La figura original fue inaugurada en 1910 por Porfirio Díaz y se encuentra en la entrada al Archivo Histórico de la CDMX.

Te puede interesar: Naked Zipolite: El lugar donde la ropa es opcional en Oaxaca

Los mexicanos empezaron a preguntarse quién había posado para crear la Victoria Alada, fue cuando reporteros de la prensa se interesaron en ese entonces por descubrir que el escultor italiano Enrique Alciati, al que se le encargó la efigie, se basó en el hermoso cuerpo de Ernesta Robles, una costurera que vivía en la colonia Portales y a quien conoció en un salón de baile.

Historias en video



En Vivo