Real del Monte: un Pueblo Mágico de corte inglés

La identidad de este destino hidalguense tiene como punto de partida la minería de donde se deriva su arquitectura y gastronomía

122
Real del Monte: un Pueblo Mágico de corte inglés
Flickr

Cuentan los historiadores que antes de la conquista, Real del Monte era conocido con el nombre de Magotzi, que deriva del otomí Ma, que significa altura y Gohtsi, que quiere decir portillo o portezuelo. Justamente era el paso de los que venían de la Huasteca o del señorío de Metztitlán, para dirigirse a la gran Tenochtitlán​.

Para 1727 comenzaría una nueva etapa con el establecimiento de importantes compañías mineras inglesas y con la fundación de la Mina de Acosta, que en la actualidad es uno de sus principales atractivos, con un socavón de 450 metros de profundidad, que se explora con casco, botas y fantasma incluido – dicen los cronistas-. No dejes de visitar su museo.

El ahora Pueblo Mágico forma parte del Corredor de la Montaña de Hidalgo, con impresionantes paisajes boscos. Este destino cuenta con casonas, balcones, calles empedradas y tradición gastronómica que nos deja claro su pasado minero. Así que hay que adentrarse en cada rincón para conocer más sobre su herencia y sabor al puro estilo inglés.

Pues entre 1824 y 1849 los primeros habitantes y sus herederos adoptaron tradiciones traídas de Inglaterra, entre las más famosas destaca la comida típica de los mineros, que por cuestiones de pronunciación, terminó por nombrarse como paste en Real del Monte. Te contamos su historia. 

Te puede interesar: Datos que no sabías de los pastes

La botana que da fama a Real del Monte 

Cuando llegaron los anglosajones al actual Pueblo Mágico, preparaban pasty, una empanada rellena con carne de res picada y cruda, a la cual se le formaba una trenza en la orilla, para que los mineros pudieran tomarla desde este elemento y evitar ensuciar su lunch. Así se comían todo, menos esta parte que era desechada. 

Para el resto de los habitantes fue complicado pronunciar pasty, así que fue renombrado como paste; además comenzaron a hacer su propias versiones, con ingredientes locales y al estilo mexicano; por eso ahora degustamos variedad y sabor. Para conocer más sobre el tema, hay que visitar el museo dedicado a este platillo en Real del Monte

Es uno de los antojitos más famosos de todo México, que en octubre se organiza en el pueblo el Festival Internacional del Paste, que entre sus actividades te enseñan a preparar uno con sus técnicas y secretos. 

Pero Real del Monte aún tiene mucho más por descubrir, como su Museo de Medicina Laboral, con arquitectura de la época que se distingue por sus techos altos y grandes ventanales. En este sencillo espacio se podrá conocer sobre las enfermedades que sufrían los mineros y el instrumental empleado para su atención.

También encontramos su Parroquia o Templo de Nuestra Señora del Rosario, que data del siglo XVII, donde sobresale un reloj construido por los mineros; el Santuario del Señor de Zelontla, donde se venera a Jesús, el Buen Pastor, a la imagen se le colocó un guaje en su báculo y una lámpara de carburo, elementos usados por los trabajadores de las minas.

La parada imperdible es El Panteón Inglés, donde descansan los restos de mineros y personajes ingleses, con monumentos que son verdaderas obras de arte. Una de las lápidas más famosas es la del payaso Richard Bell, la única que no está con vista hacia Inglaterra, como él mismo lo pidió, al argumentar que su país le dio la espalda, mientras que  México le dio todo.

Historias en video



En Vivo