Cascada de Tzaráracua, un regalo natural de Michoacán

Cascada de Tzaráracua, una joya purépecha que debes conocer.

840
Cascada de Tzaráracua, un regalo natural de Michoacán
Foto: iqbalnuril/Pixabay

Michoacán es un estado sumamente rico en cultura, historia, tradición y naturaleza, uno de estos tesoros naturales es la Cascada de Tzaráracua, ubicada a poco más de cinco kilómetros al sur de Uruapan.

La Cascada de Tzaráracua es una maravilla natural que deja sin aliento a más de uno con solo verla, cuenta con una caída de agua de cerca de 60 metros de pura belleza michoacana. Su nombre proviene del purépecha y significa “cedazo” (tambor o cimbra), haciendo referencia a la gran cantidad de filtraciones de agua que le dan una vista impresionante a la pared rocosa.

Este destino michoacano es perfecto para visitar en familia, amigos o en pareja, y caminar de la mano con la naturaleza dejando atrás el estrés y ajetreo cotidiano.

Su cause está formado por el afluente del río Cupatitzio, el cual nace en las entrañas del parque natural de Barranca del Cupatitzio. Sus aguas son cristalinas y frescas, y están enmarcadas por una exuberante y abundante vegetación. A su lado izquierdo se encuentra una cortina de agua de más de 30 metros y al lado opuesto otra cascada de menor tamaño.

Te podría interesar: Gratissima, el templo michoacano del aguacate mexicano

¿Cómo llegar a la Cascada de Tzaráracua?

Existen dos opciones dentro del parque. Una es descender a pie o a caballo por un camino lateral. La segunda opción es bajar por el andador peatonal, compuesto por 579 escalones entre imponentes taludes de roca volcánica que ofrecen una vista impresionante del bosque circundante.

Y si se le añaden 20 minutos más se puede llegar a la Tzararacuita, una pequeña cascada de agua cristalina donde se puede nadar, se encuentra justo frente a la Tzaráracua, y cuya altura es de 16 metros.

¿Cuándo visitarla?

Este hermoso destino purépecha se puede visitar durante todo el año; sin embargo, durante la temporada de lluvias es todo un espectáculo natural ya que la Cascada de Tzaráracua se asoma entre niebla y bruma, mientras que el agua brota por todos los rincones de la pared rocosa y cae con gran fuerza por la cascada principal, vertiendo unos 8 mil litros de agua por segundo, según estudios.

Te podría interesar: El árbol mágico de Michoacán que “resuelve problemas”

Aunado a esto, es común ver diversos animales merodear la cascada y el paisaje se llena de colorido con la floración de orquídeas y demás flores que se asoman entre el follaje de los encinos.

¿Qué hacer en la Cascada de Tzaráracua?

Este paraíso natural también es un oasis de aventura y del ecoturismo, ya que se puede practicar diversas actividades como rapel, gracias a sus enormes rocas volcánicas. También cuenta con áreas para acampar, las cuales se encuentran en las explanadas cercanas a los miradores.

Cuenta con dos tirolesas para deslizarse, una de 110 metros y una más grande de 630 metros y se puede practicar senderismo y ciclismo de montaña.

Historias en video



En Vivo