Toniná: zona arqueológica bélica en la selva lacandona en Chiapas

Esta ciudad prehispánica fue una potencia militar que plasmó en sus templos y esculturas

612
Toniná zona arqueológica en Chiapas
Foto: @INAHmx/Twitter

Las estructuras imponentes del área ceremonial de la zona arqueológica de Toniná, llegan a causar gran fascinación entre sus visitantes, sobre todo porque aún se mantienen en pie, envuelta en la exuberante vegetación de la selva lacandona, cuyo nombre en tzeltal, significa Casa Grande de Piedra.

Ubicada en Ocosingo, municipio de Chiapas, esta asombrosa ciudad prehispánica logró manifestar a través de sus monumentos y esculturas, el poderío bélico que poseía como pueblo guerrero. Como testimonio, hacia el extremos sur del sitio se halla el Templo de la Guerra, cuya fachada norte posee cinco altares con discos y estelas. 

Mientras que en la parte norte se repite otro conjunto de cinco altares y, hacia el fondo, se eleva la gran estructura piramidal de siete niveles, ocho palacios, 13 templos, un templete para la danza y una plaza pública con altares. Todo el conjunto arquitectónico parece ser una especie de teatro, donde sus pobladores recreaban los mitos de su cultura

Su apogeo se dio entre finales del siglo VI y principios del X d.C. y, a lo largo de este periodo sobresale la figura de Tzots Choj -Murciélago-tigre-, el gobernante más importante de esta potencia militar, característica que también plasmó en las abundantes representaciones de prisioneros labrados en estuco y piedra. 

¿Cuáles eran los mitos de Toniná? 

Además, en la acrópolis ancestral de esta ciudad maya se concentran 260 escalones, que atraviesa las siete plataformas y los 13 templos en la cúspide. Una pirámide de 74 metros de altura -más grande que la del Sol en Teotihuacán-, revela que el sitio posee una antigüedad de 700 años.

También cuenta con una cancha del juego de pelota, que de acuerdo con los expertos, es una de las más grandes de su tiempo, situada en la gran plataforma donde se aprecia el Altar de los Sacrificios y muy cerca está el palacio del inframundo

Te puede interesar: Ruta Dos Chiapas: la naturaleza en su estado más puro

Si se visita este este lugar prehispánico, es infaltable el mural de los cuatro soles, que se considera como una especie de códice elaborado sobre estuco, que representa el mito de las cuatro eras cosmogónicas por las que atraviesa el mundo. 

La zona arqueológica de Toniná invita al turismo, a darse una vuelta por su Museo de Sitio, ubicado en medio de una explanada rectangular construida para recordar el mito de la creación del universo, tal y como era concebido por los pueblos de la antigüedad.

Historias en video



En Vivo