Lago de Camécuaro: El oasis de color turquesa que esconde Michoacán

Lago de Camécuaro, un paraíso sacado de un cuento fantástico.

634
Lago de Camécuaro: El oasis de color turquesa que esconde Michoacán
Foto: Pexels/Pixabay

Michoacán esconde un lugar mágico que debes visitar. Se trata del impresionante Lago de Camécuaro, un oasis natural de color turquesa que borbotea entre los árboles de forma caprichosa, tal como si se tratara de un lugar de esos que solo salen en los cuentos fantásticos.

Historia del Lago de Camécuaro

Camécuaro proviene de la lengua purépecha o tarasca y significa “lugar del baño“. El lago se ubica a 14 kilómetros de Zamora, Michoacán y destaca por su belleza, debido a sus aguas cristalinas y vegetación abundante que lo rodea, principalmente árboles centenarios.

En 1941 fue declarado Parque Nacional, de ahí que sea un área natural protegida cuya finalidad es proteger la flora y fauna que habitan este lugar. Sus aguas provienen de los ojos de Cupártizo y Junguarán. Muy cerca se encuentran albercas de aguas termales.

Te podría interesar: Conoce las playas vírgenes de Michoacán con bioluminiscencia

Leyenda

El Lago de Camécuaro encierra una leyenda que versa sobre la historia de Huanita, quien era una princesa que estaba perdidamente enamorada de Tanganxuhán. Él era un joven heredero de Tariácuri, fundador del imperio purépecha.

Pese a que su amor era correspondido, la relación se vio frustrada, pues Huanita fue secuestrada por un sacerdote de nombre Candó, quien la mantuvo enclaustrada en una yácata (inmueble prehispánico en forma de pirámide). El sufrimiento de la princesa era tal que lloraba día y noche, tantas fueron sus lágrimas que con ellas formó el Lago de Cuamécuaro, de ahí que se conocido como el “Lugar de la amargura oculta“.

Tanganxuhán decidió ir en busca de su amada y cuando se enteró que Candó la mantenía cautiva, el sacerdote intentó a toda costa evitar que Huanita escapara. Tanganxuhán disparó una flecha contra el secuestrador de su amada; sin embargo, esta quedó clavada en un árbol de sabino, de cual comenzaron a emanar aguas color turquesa.

Pero ese no el único relato que existe en torno al Lago de Camécuaro, hay otro que es un tanto macabro y asegura que una misteriosa mujer habita en las profundidades del cuerpo de agua. Ella ronda por la zona en espera de que alguien se sumerja en el lago, para así sujetarle las piernas y retenerlo, para siempre en las profundidades.

¿Qué hacer?

El Lago de Camécuaro es ideal nadar entre sus frías aguas cristalinas. Si no eres un experto nadando no tienes de qué preocuparte, ya que existen zonas de menor profundidad. Asimismo, en los alrededores hay pequeñas albercas naturales de aguas termales.

También es ideal para acampar y reconectar con la naturaleza mientras disfrutas de sus cielos estrellados. Recorrer este cuerpo de agua a bordo de una lancha es algo que no puede faltar, este tiene una duración de 40 minutos y tiene capacidad para 6 personas.

Muy cerca de ahí se encuentra Zamora, una ciudad cuyo encanto es único y destaca por su majestuosa iglesia, considerada la más alta de México. Se trata del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe o Santuario Guadalupano. Es de estilo gótico y sus torres miden 107 metros de altura.

Te podría interesar: Conoce la casa de Santa Claus en Michoacán, México

Costos y cómo llegar al Lago de Camécuaro

Para llegar al Lago de Camécuaro hay que tomar la Carretera Federal 15 con rumbo a Tangancícuaro de Arista. El horario del parque es de 7 a 19 horas, de lunes a sábado. Mientras que los domingos es de 7 a 18:30 horas.

  • La entrada es de 15 pesos por persona
  • Estacionamiento $20
  • Zona de camping: 180 pesos, incluye acceso a la zona de campamento para 2 personas y una carga de leña.

Historias en video



En Vivo