Tetzcotzinco, el primer jardín botánico creado por Nezahualcóyotl

En estos jardines se sembraban los alimentos básicos de la América prehispánica

509
Tetzcotzinco: el primer jardín botánico creado por Nezahualcóyotl
Foto: miguel.angel.chain/Instagram

Tetzcotzinco significa pequeño “el pequeño Tetzoco o querido Tetzoco”; aunque el vocablo tzin en náhuatl se refiere a “respeto” o “afecto”, por lo que podría traducirse como “lugar hermoso y apreciado”. Este jardín botánico fue diseñado por Nezahualcóyotl, quien acostumbraba acudir allí para ayunar o meditar.

Tetzcotzinco se localiza a unos 32 kilómetros de la CDMX, en Texcoco, en el Estado de México. Su extensión es de 122 hectáreas y pertenece al periodo Postclásico (1000 a 1521 d.C.). En otros tiempos funcionaba como jardín veraniego del rey texcocano y es considerado como el primer jardín botánico del mundo, junto con el de Moctezuma, en Oaxtepec.

Durante el reinado de Nezahualcóyotl el sitio logró su máximo esplendor. Aquí se recopilaban diversos especímenes de plantas y animales para el estudio de la flora y fauna del Imperio azteca, así como para cultivar plantas medicinales, pero también era usado con fines recreativos.

Te podría interesar: Monte Tláloc, un templo prehispánico en las alturas del Estado de México

Tetzcotzinco forma parte de un sistema hidráulico que se abasteció con los manantiales de la sierra. Sus jardines fueron creados y dedicados a Tláloc, dios de la lluvia, con esculturas que evocaban la mitología azteca.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), las obras de Nezahualcóyotl tienen gran relevancia debido a su belleza arquitectónica en armonía con la naturaleza. Dichos proyectos hidráulicos del rey texcocano dieron paso a jardines que incluían los tres alimentos básicos en la América prehispánica: frijol, maíz y calabaza.

Principales estructuras

Baño de la Reina

Se encuentra en la parte oeste y sobresale una tina monolítica, la cual era abastecida de agua por medio de un canal que se encuentra en la parte superior del depósito. Este canal está asociado con los restos de una rana labrada en la misma roca, mientras que su complejo sistema de desagüe se encuentra del lado suroeste de la plataforma.

Trono del Rey

Esta construcción está conformada por muros, plataformas y escalinatas de diferentes niveles, además de estar adosada a uno de los costados del cerro.

Baño del Rey

Es otra tina monolítica tallada en roca; a un costado se encuentra una escalinata que conduce al Palacio, el cual se sitúa en las faldas del cerro.

Te podría interesar: Cuarenta Casas, la zona arqueológica enterrada en una montaña

La Fuente A

Está conformada por cinco plataformas de diferentes niveles, con dos receptáculos de agua.

Las Maquetas

Son una serie de rocas en cuyas superficies están labrados elementos arquitectónicos como canales, pozas de captación, escalinatas y templos. Se encuentran en el lado sureste de Tetzcotzinco.

Plaza de las Danzas

Contiene tres plataformas con sus respectivas escalinatas. En la actualidad es posible apreciar los restos de un trono de piedra.

Templo a Tláloc

Se encuentra en la cima del cerro y se puede acceder a este lugar mediante una escalinata monolítica situada a un lado del Patio de las Danzas. Durante el trayecto se pueden apreciar algunas rocas labradas con el rostro del dios de la lluvia.

Existen otras estructuras como El Palacio, Baño de las Concubinas, Patio de las Danzas, Adoratorio, Fuente L, Reservorio H y Acueducto H, así como un canal que rodea una porción del cerro de Tetzcotzinco.

El cerro conjuga una importante conexión entre el arte, la cultura y la naturaleza. Por ello, en 2002 fue declarado Zona de Monumentos Históricos. La majestuosidad de este lugar se debe a que fue creado de forma minuciosa. Además, se dice que Tetzcotzinco fue un lugar de inspiración para los poemas de Nezahualcóyotl, los cuales refieren a la vida y la muerte.

Historias en video



En Vivo