Castillo Douglas: una historia de amor que levantó una fortaleza

“Amore ne vanitate” es la inscripción que puede leerse en la entrada de esta edificación que no se halla en Europa, sino en Aguascalientes

228
Castillo Douglas: una historia de amor que levantó una fortaleza
IG: @elviajeromagico

¡No es Europa, sino la bella ciudad de Aguascalientes donde se encuentra el Castillo Douglas! Esta singular fortaleza, también conocida como Castillo Ortega, data del siglo XIX, cuando el escocés James Douglas se estableció en territorio aguascalentense.

El Castillo Douglas se construyó a raíz de una historia de amor. Y debido a que nos encontramos en vísperas del Día de San Valentin, ¡qué mejor momento para conocerla!

James Douglas era un escocés que a finales del siglo XIX decidió radicar en Aguascalientes. Durante su residencia en México, este hombre fundó la primera planta generadora de energía eléctrica de la ciudad y una red de tranvías, que eran el principal transporte público en aquellos años.

James Douglas tenía una hija llamada Adela Douglas Valencia, quien se casó con José Guadalupe Ortega y de esa unión nació Edmundo Ortega Douglas.

Podría interesarte: El Castillo del Diablo, en Ensenada, un sueño que causa pesadillas

Medioevo en el Castillo Douglas

Tiempo después, Edmundo Ortega Douglas, fascinado por la cultura natal de su abuelo, decidió sorprender a su prometida, Carmen Llaguno Cansino, construyendo un excelso castillo inspirado en el Medievo.

Este edificio fue construido con piedra traída de San Luis Potosí, decorado con delicados vitrales de Venecia, además de que estuvo rodeado de un lago artificial donde graciosos cisnes nadaban.

El Castillo Douglas pronto se convirtió en uno de los edificios más suntuosos de Aguascalientes, donde se celebraban fiestas familiares.

Una antigua tradición escocesa dicta que la pareja de recién casados debe sellar la puerta de su hogar con una chimenea, por eso el Castillo Douglas cuenta con una en su puerta principal.

A finales de la década de 1990, el Castillo Douglas fue sede de un lujoso restaurante que con el tiempo cerró y luego permaneció en el abandono; en 2015 sus dueños originales lo vendieron y hasta 2019 se le realizaron reparaciones y remodelaciones. Ojalá en el futuro el Castillo Douglas vuelva a ser un gran atractivo turístico.

Historias en video



En Vivo