¿Una mina encantada? La Tarasca, la leyenda de la mina en Sonora

La leyenda de La Tarasca es la historia de una mina abandonada que se encuentra en Sonora y que, según se cuenta, está llena de oro.

261
la tarasca
Foto: Instagram/ @photobynoeliavalentina

Según la leyenda de La Tarasca, en 1850 los españoles avanzaban en su expedición por las tierras del norte, donde atacaron a los pueblos yaquis con el propósito de someterlos.

Desconociendo los soldados españoles la bravura de los indios, les declararon la guerra que desató un feroz combate que terminó en derrota para los invasores, quienes se vieron forzados a escapar.

Sin embargo, dos soldados, que eran hermanos, se separaron de la tropa para dirigirse al norte. Así fue como llegaron a la sierra de La Palma, cerca de Guaymas y prosiguieron al norte evitando a los feroces guerreros.

Te puede interesar: ¿Conoces la Casa Colorada? La leyenda de la Barranca de Huentitán, Jalisco

Durante el camino se encontraron con los pimas, ahí entablaron confianza y los instruyeron en distintas cosas que eran desconocidas para ellos.

Los pimas trabajaban en una mina de oro, conocida como La Pima, que se encuentra en lo profundo de un cañón.

Los españoles estaban explorando la zona cuando descubrieron La Tarasca, al explorar la veta hacia el sur, justo fuera del cañón.

Así que el nombre de La Tarasca proviene de estos hermanos.

¿Cómo se puede encontrar la Tarasca?

De acuerdo con el historiador José I. Velazco, desde 1850 se habla de una leyenda donde se menciona que entre Guaymas y Hermosillo, en la sierra de La Palma “se habla de una mina de la que se dice ser muy rica en oro y que se llama Tarasca”.

En el libro La maravillosa Tarasca y el prodigioso tesoro de Tayopa, editado por el Gobierno del Estado de Sonora, del escritor Alfonso López Riesgo se dice:

“Guiándome por un documento de los yaquis me dirigí al rancho La Palma, situado a 48 km al sur de Hermosillo por la carretera internacional.

De aquí tomé un camino al suroeste y a unos cuantos kilómetros enfilamos al sur, dejando La Pintada a mi derecha. Después de algo así como 12 o 15 km hice un alto en virtud de que una cerca me impidió continuar. Seguí a pie con la intención de localizar dos cerritos, en uno de los cuales presumiblemente se encuentra la veta”.

El escritor describe su trayecto para encontrar La Pima, la mina indio yaqui, pero más allá, al salir del cañón está La Tarasca.

Así como este escritor, hay varias reseñas de cómo llegar a la mina llena de oro.

Te puede interesar: Muerteros, una leyenda que surgió de un callejón de la capital

¿Cómo llegar a la mina La Tarasca?

Esta mina maravillosa que se ha dado a conocer hasta nuestros días como “La Tarasca”, de las épocas ancianas y las añejas crónicas se dice que era increíblemente rica. Ahora solo quedan algunos rastros de su oro.

Saliendo de Hermosillo por la carretera núm. 15 que va a Guaymas, al llegar al poblado de La Palma de vuelta a la izquierda, con rumbo a El Pilar. La mina de La Tarasca se encuentra cerca de la población de El Pilar, aunque su veta va desde Guaymas hasta San Miguel de Horcasitas.

Historias en video



En Vivo