¿Por qué la torre Eiffel varía de tamaño?

Descubre qué le pasa a este coloso francés ante las variaciones térmicas que azotan a la ciudad parisina.

372
torre Eiffel
Foto: Gurgen Bakhshetyan/Shutterstock.com

Jamás te hubieras imaginado que la torre Eiffel sufre cierto fenómeno curioso, principalmente durante dos épocas del año, y es que el ícono de París se adapta fácilmente a las condiciones climáticas: viento, frío, lluvia, nieve, heladas, altas temperaturas y mucho más. 

Resulta que el hierro pudelado de su estructura es sensible a las variaciones térmicas y, como resultado, reacciona a temperaturas altas en verano y a temperaturas bajas en invierno. Pero, ¿de qué manera? ¡Te contamos!

De acuerdo con el sitio web de la torre Eiffel, cuando sube la temperatura es posible que la estructura aumente un poco su tamaño, esto se explica a través de un fenómeno físico llamado expansión térmica, es decir, el calor provoca que incremente su volumen unos centímetros.

Así que una varilla de hierro de 300 metros de longitud se alarga tres milímetros cuando se calienta un grado centígrado. Entonces, cuando en la Ciudad Luz comienza a subir la temperatura, su armason puede crecer aproximadamente 15 centímetros

Te puede interesar: Francia pedirá certificado de vacunación en lugares públicos ¿Cuáles son?

¿Qué le pasa a la torre Eiffel durante el invierno?

Además, provoca que se incline ligeramente unos 15 centímetros de diámetro,  hacia el lado opuesto al Sol, esto es porque el astro solo pega en uno de los cuatro lados de su estructura, creando un desequilibrio con el resto, que permanecen estables.

Ahora, cuando el clima se enfría durante invierno, la torre Eiffel sufre una contracción térmica de la estructura, causando que pierda algunos centímetros, “cambios de estado naturales e ínfimos”, como describe la información de su sitio web. 

Por su parte, los ingenieros de la empresa Eiffel -con 20 años de experiencia en el diseño de viaductos metálicos-, aseguran que cuando los vientos son fuertes, pueden tambalear o hacer vibrar su estructura, sin representar ningún peligro. 

Esto se debe a que la torre Eiffel fue rediseñada en formas y bordes curvos, con toda la intención para que ningún viento afecte su soporte. Obviamente cuando se presenta una tormenta, se cierra al turismo como medida de seguridad para el público.

Mayor información:

Sitio Web Oficial 

Historias en video



En Vivo