Para pueblear, Tequisquiapan se pinta solo

Vive esta aventura entre minas de ópalo, degustación de vinos, shopping por su tiendas de artesanías y boutiques de diseño

316
Para pueblear, Tequisquiapan se pinta solo
Flickr

Tequisquiapan es uno de esos Pueblos Mágicos de Querétaro de los que no te quieres ir jamás… Porque en Tequis —como tradicionalmente se le conoce— hay para disfrutar entre pintorescos edificios coloniales, calles empedradas llenas de flores, barcitos temáticos, restaurantes gourmet, cafeterías deli, tiendas artesanales y boutiques llenas de diseño queretano. 

Cada uno de estos rincones tienen un punto de partida desde la Plaza Miguel Hidalgo, en el Centro Histórico de este destino, donde además se levanta el imponente Templo de Santa María de la Asunción, con estilo neoclásico y construido en cantera en el siglo XVI. Además, está compuesto por su Torre Central y su Reloj que data de 1897 y, ¿qué crees? ¡Aún funciona! 

Entre sus curiosidades históricas, resulta que primero se llamó Santa María de la Asunción y de las Aguas Calientes, entre 1551 y 1656, cuando cambió al nombre de Tequisquiapan, palabra de origen náhuatl que significa “lugar de agua y tequesquite”, pues recordemos que este lugar es abundante en aguas termales, ideales para la sanación.

Te puede interesar: Descubre el pueblo Piñones en Cadereyta Querétaro

Vino y minas de ópalo en Tequisquiapan

Durante tu caminata podrás visitar el Mercado de Artesanías de Tequisquiapan, para adquirir piezas de cerámica, piel, telas tejidas y las tradicionales cestas de mimbre y palma. También tienen joyería y objetos decorados con ópalo; precisamente cuenta con un tour por sus minas productoras, que se encuentra a 10 minutos, en la comunidad de La Trinidad.

Durante su exploración, literalmente podrás picar piedra para ser minero por un día. El recorrido inicia subiendo a vehículos todo terreno para llegar hasta la mina, donde se puede recolectar piedras y conocer su historia mientras se observa su  majestuosidad.

Como ya lo habíamos mencionado, en Tequisquiapan también hay que degustar y sentir uno de los mejores vinos de México, así que una parada imperdible es su Museo del Queso y el Vino, y qué mejor hacerlo durante la hora de la comida, para que degustes los mejores quesos locales, que van desde los tradicionales hasta los de estilo gourmet.

También puedes disfrutar de pastas, ensaladas o paella valenciana, que indiscutiblemente debes acompañar con un vino Freixenet, la bodega más tradicional de Querétaro. Además, es el lugar indicado para descubrir toda la historia que hay detrás de ese elixir y cómo llegaron las primeras vides al estado, así como su proceso de elaboración.

Historias en video



En Vivo