Hacienda Chichimequillas: grandeza de la tierra roja, en Querétaro

490
Hacienda Chichimequillas: grandeza de la tierra roja, en Querétaro
FB: México Secreto Guiado


Entre los atractivos con que cuenta Querétaro, destaca la Hacienda Chichimequillas, en el municipio El Marqués, por su gran historia de producción agrícola. En esta ocasión te contamos un poco más de esta hermosa construcción del Bajío mexicano.

Historia de la Hacienda Chichimequillas

La Hacienda Chichimequillas fue fundada por los frailes de la orden de los Carmelitas con el fin de almacenar metales y trabajar en la producción ganadera y agrícola en el territorio conocido como Chichimequillas, cuyo nombre proviene de la lengua náhuatl y podría traducirse como “tierrillas rojas” o “terruños colorados”.

Los antiguos monjes carmelitas decidieron construir su finca en esta zona porque su cercanía al Camino Real de la Plata, una ruta por el cual transitaban los viajeros y mercancías que tenían por destino la Nueva España, en el siglo XVI.

En los alrededores de la Hacienda Chichimequillas se encontraban diversos campamentos de tribus chichimecas, que con el tiempo fueron evangelizados. Posteriormente, aceptaron trabajos en la hacienda como la cría del ganado y de aves de corral, y se encargaron de los cultivos de maíz, frijol, calabaza y vid —la uva de la cual se obtiene el vino—.

Podría interesarte: Vibra Querétaro: corazones en los Pueblos Mágicos para festejar el amo

En el año 1851 la Hacienda Chichimequillas fue vendida a Mariano Arista, un militar originario de San Luis Potosí que en aquellos días asumió la Presidencia de México. Sin embargo, fue desterrado el día 5 de mayo de 1853, lo que originó que la Hacienda Chichimequillas pasara a manos de Hermenegildo Feliú —en 1857 las Leyes de Reforma le autorizaron su adjudicación—.

A diferencia de muchísimas antiguas haciendas que ahora han sido convertidas en hoteles y atracciones turísticas, la Hacienda Chichimequillas mantiene sus actividades tradicionales de producción agrícola y en sus tierras se siembran zanahoria y alfalfa.

La capilla aún funciona y ahí se realizan los servicios litúrgicos para actividades del actual pueblo aledaño. Una de las partes más bellas de la Hacienda Chichimequillas son sus jardines, donde se realizan eventos sociales como bodas, primeras comuniones, eventos corporativos, locaciones para sesiones de fotos y más.

Historias en video



En Vivo