Cabuche, el escaso fruto huichol que endulza el desierto

Se recolecta durante marzo y abril en San Luis Potosí, Coahuila, Zacatecas, Durango, Tamaulipas y Nuevo León

723
Cabuche, la joya gastronómica del desierto mexicano
Foto: abby_gm/Pixabay

El cabuche es un exquisito fruto del desierto descubierto por los huicholes del pueblo minero de Real de Catorce, en San Luis Potosí, y que únicamente se puede disfrutar dos veces por año.

De acuerdo con Larousse Cocina, el cabuche es un botón floral comestible de la biznaga, que mide 2.5 centímetros y se recolecta durante marzo y abril en los estados de San Luis Potosí, Coahuila, Zacatecas, Durango, Tamaulipas y Nuevo León.

Te podría interesar: Disfruta del desierto y el mar en Campo La Salina, Sonora

Las bondades del cabuche

Desde tiempos ancestrales, el cabuche fue empleado por los pueblos originarios como alimento; se puede comer cocido, al natural o en ensalada. También son preparados en tortitas, en conserva o escabeche y su sabor es similar al del palmito.

Es común encontrarlo en frescas ensaladas de lechuga, jitomate y aguacate, que ocasionalmente suelen acompañarse con pescado o carnes rojas. Esta delicia desértica suele aparecer en diversos platillos como sopas y guisos, entre otros.

Te podría interesar: El Pinacate y Gran Desierto de Altar: una región desértica para explorar 

Este fruto se cosecha al comienzo de la primavera, pues su recolección bajo el extenuante calor del desierto implica una tarea compleja a la que no cualquiera se atreve.

Este alimento también está ligado a la religión y la Cuaresma; su recolección se asemeja a los intensos 40 días que Jesús pasó en el desierto. Otra temporada perfecta para comer cabuche es octubre, porque se celebra la fiesta patronal de Real de Catorce.

La biznaga del cabuche es una planta de clima seco, capaz de sobrevivir a las altas temperaturas y a la escasez de agua; puede sobrevivir silenciosamente hasta por 150 años.

Historias en video



En Vivo