Carretera Escénica Tijuana-Ensenada: un road trip digno de postal

Carretera Escénica, una vía federal que te dejará sin aliento.

1225
Carretera Escénica: un road trip digno de postal
Foto: 12019/Pixabay

En el año de 1967 se puso en operación la Carretera Escénica Tijuana-Ensenada, un vía federal de 98 kilómetros concesionada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) al Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN) y operada por Caminos y Puentes Federales (CAPUFE).

La Carretera Escénica es una de las vías federales que cuenta con las mejores vistas panorámicas, en cuyo trayecto el Océano Pacífico y los paisajes áridos serán la mejor compañía.

Además de ser rápida y segura, brinda postales únicas que dejan sin aliento a todo aquel que transita a través de ella. Esta vía panorámica inicia en Tijuana, pasa por las playas de Rosarito y finaliza en el bello y majestuoso puerto de Ensenada.

Te podría interesar: Las carreteras embrujadas de México

Conducir a lo largo de toda esta carretera federal es todo un goce, no solo por ser una vía rápida sino también porque brinda hermosas vistas costeras, por lo que ningún rincón de la Carretera Escénica pasa desapercibido debido a su cercanía con el mar.

Carretera Escénica, una recorrido inolvidable

A lo largo de sus 98 kilómetros se pueden disfrutar de grandes postales para tomar una que otra fotografía que dejará perplejos a tus seguidores en redes sociales. Una de las paradas obligadas de la Carretera Escénica es en Puerto Nuevo, donde preparan una de las mejores langostas de México.

Otra opción es tomar la desviación hacia la Ruta del Vino, donde podrás degustar de los exquisitos vinos y recorrer los viñedos en el hermoso Valle de Guadalupe, donde además podrás comer exquisitos platillos que preparan en esta comunidad de chefs.

Por esa razón, la Carretera Escénica Tijuana-Ensenada es un road trip que toda persona debe hacer al menos una vez en la vida para descubrir las impresionantes postales naturales que ofrece.

Historia y mapa

De acuerdo con uno de los historiadores nativos de Rosarito, los primeros pobladores hicieron sus propios caminos para ir a cazar y pescar a la playa o a otros puntos. Cuando los misioneros arribaron a la región respetaron dichos senderos e hicieron sus rutas, fue así como surgió el Camino Real Misionero.

Este trayecto iba de la Misión de San José del Cabo hasta la Misión de San Francisco Solano en Sonoma, al norte de California. Años más tarde, pactaron con los Dominicos la separación del territorio peninsular y lo dividieron en Alta California y Baja California.

Te podría interesar: Cumbres de Acultzingo, el trazo carretero más desafiante de México

Dada su lejanía con el centro del país, Baja California no figuraba mucho en el mapa, hasta que el 10 de diciembre de 1916 se firmó el contrato con los hermanos Rubén y Manuel Barbachano para la construcción de la carretera Tijuana-Ensenada, a trazar en el mismo sendero de los misioneros.

Durante la presidencia de Lázaro Cárdenas se amplió la carretera Tijuana-Ensenada hasta San Quintín. Durante la gestión del expresidente Manuel Ávila Camacho se iniciaron los trabajos carreteros para unir a La Paz con la Base Naval de Bahía Magdalena, en Baja California Sur, y su primer informe de gobierno nombra por primera vez la carretera Transpeninsular.

Ya en el mandato de Adolfo López Mateos, se proyectó y comenzaron los trabajos de la Carretera Escénica, pero fue hasta el periodo de Gustavo Díaz Ordaz cuando entró en operación la denominada “autopista más bonita de México“, fecha desde la que se paga peaje por circular a través de ella.

Historias en video



En Vivo