Hallan pistas sobre el ocaso de la civilización maya en restos de heces humanas

El cambio climático pudo haber sido una de las principales causas del ocaso de la civilización maya.

515
Hallan pistas sobre el ocaso de la civilización maya en restos de heces humanas
Foto: Makalu/Pixabay

La civilización maya fue una de las más importantes a nivel mundial y se desarrolló principalmente en la antigua Mesoamérica. Esta cultura destacaba por sus sistemas de escritura y por el uso del calendario, además de su impresionante arte y arquitectura, misma que se refleja en sus innumerables pictograbados y construcciones.

Sin embargo, un artículo publicado por Quaternary Science Reviews demuestra que el tamaño de la población maya en la ciudad de Itzán (Guatemala) varió debido al cambio climático, gracias a restos fecales, los cuales demostraron ser bajos en tres periodos de sequía y en un periodo extremadamente húmedo, lo que permite saber que la población disminuyó.

Te podría interesar: “Maya and the three”: La serie de Netflix sobre los mayas 

Análisis fecales demostraron una de las razones que provocó el ocaso de la cultura maya

Los restos fecales humanos fueron descubiertos en la laguna de Guatemala y revelaron que la población que vivía en la antigua ciudad de Itzán, hoy Guatemala, disminuyó durante cuatro periodos diferentes a lo largo de 3 mil 300 años, debido al cambio climático.

En la investigación publicada por Quaternary Science Reviews, y llevada por un grupo de científicos dirigidos por la Universidad McGill, se centró en la variación de densidad poblacional en cuatro diferentes periodos: principalmente los más secos y húmedos, mismos que no había sido documentados anteriormente: 1350-950 a.C., 400-210 a.C., 90-280 d.C., y 730-900 d.C.

Análisis de estanoles fecales

Para llegar a las conclusiones antes mencionadas, el equipo de científicos de la Universidad de McGill empleó una técnica relativamente nueva que consiste en observar estanoles, moléculas orgánicas que se encuentran en las heces fecales humanas y animales, las cuales fueron extraídas del fondo de una laguna en Guatemala.

Luego de analizar los niveles de moléculas orgánicas presentes en los estanoles fecales, los científicos compararon las estimaciones de la población maya resultante con los registros históricos, las pruebas arqueológicas y la información sobre el cambio climático y vegetación de la región a partir de hace unos 3 mil 300 años.

Te podría interesar: Nuevas ciudades mayas en Yucatán son descubiertas con tecnología LIDAR

Eso permitió saber que la concentración de personas que habitaron Itzá varió según la cantidad de lluvia que ha cubierto la ciudad a lo largo de los siglos. Además, sugiere que los mayas habitaron esta zona unos 650 años antes de lo que se pensaba y permanecieron ahí hasta después del llamado “colapso” maya entre el 800 y 1000 d.C., cuando se pensaba que la zona estaba desierta a consecuencia de la sequía o la guerra.

Historias en video



En Vivo