Reloj Otomano de CDMX, un símbolo de fraternidad

Reloj Otomano, un regalo del imperio Otomano a México en señal de agradecimiento.

217
Reloj Otomano de CDMX, un símbolo de fraternidad
Foto: @AlcCuauhtemocMx/Twitter

En el Centro Histórico de la Ciudad de México, en el cruce de Venustiano Carranza y Bolívar yace la Plaza de la ranita, llamada así una escultura de una rana de bronce y a lado un reloj Otomano, que simboliza la hermandad y fraternidad entre otomanos y mexicanos.

Reloj Otomano, un símbolo de hermandad

Dentro de la Plaza de la ranita se encuentra un hermoso reloj Otomano que conmemora la amistad de México con el imperio Otomano, destacando por sus bellos y brillantes azulejos de colores blanco, verdes, azules, amarillos, naranjas y negros que reflejan lo semejantes y a la vez distintos que ambas culturas pueden ser.

Te podría interesar: 5 monumentos históricos escondidos en la CDMX

Este reloj fue un regalo de la comunidad otomana a México en 1910 como parte de los festejos por el Centenario de la Independencia de México. En aquel entonces, el presidente de México, Porfirio Díaz, lo recibió como muestra de agradecimiento a la hospitalidad y al buen recibimiento que nuestro país le dio a la comunidad otomana libaneses y turcos-.

Breve historia

A finales del siglo XIX arribaron a México los primeros inmigrantes libaneses que huyeron del imperio Otomano. Algunos indicios señalan que desembarcaron en el Puerto de Veracruz en 1878, a la mitad del primer periodo presidencial de Porfirio Díaz.

La mayoría de los inmigrantes eran de origen libanés; sin embargo, los mexicanos llamaron turcos a todos por igual porque hasta 1918 todos fueron súbditos del imperio Otomano. Incluso se dice que para 1890 más de mil turcos vivían en México pero muchos de ellos emigraron a Estados Unidos a consecuencia de la Revolución Mexicana.

Gracias a la hospitalidad del pueblo mexicano y del gobierno del entonces presidente Porfirio Díaz, el gobierno turco decidió enviar el reloj Otomano en señal de amistad y agradecimiento, tomando como pretexto la celebración del Centenario de la Independencia de México.

Aunque el imperio Otomano cayó en 1922, el reloj permaneció en el mismo lugar como símbolo de amistad y hermandad entre ambos pueblos. Es por eso que, en 2010 el reloj Otomano fue restaurado por el gobierno Turco y de Líbano, con el fin de conmemorar la fecha de su entrega y el Bicentenario de la Independencia de México.

Características

En la parte superior hay cuatro carátulas de bronce, una por cada cara, dos lados marcan la hora en números arábigos -que se usan en México-, y los otros dos en números hindúes -empleados en Medio Oriente-. El contorno está hecho de cantera de color rosado y cada esquina está recubierta con mosaicos.

Te podría interesar: 5 monumentos históricos: revive momentos vibrantes de la región Centro-Occidente de México

Una pequeña corona en forma de cúpula de estilo bizantino adornada con más mosaicos, así como tres campanas doradas colocadas de forma vertical. El reloj Otomano incluye símbolos de las tres naciones; el escudo de México, la media luna de Turquía y el cedro de Líbano.

Ubicación

Una peculiaridad de este majestuoso regalo es que toca la campana cada quince minutos. Se encuentra en Venustiano Carraza y Calle de Bolívar, en el Centro Histórico de la CDMX.

Historias en video



En Vivo