¿Nostalgia por la cocina de Oaxaca? Oaxaqueñísimo, el lugar perfecto para recordarla en la CDMX

¿Qué tal una tlayuda o un molito amarillo, acompañado de un mezcal orgánico para la digestión?

272
Oaxaqueñísimo
Foto: @Cocinatradicionaloax/Facebook

Casa Franciscana sigue dando de qué hablar y ahora lo hace a través del santuario gastronómico que atesora entre sus paredes coloniales: Oaxaqueñísimo, un restaurante que homenajea a la cocina tradicional de Oaxaca a través de los platillos que ofrece a sus comensales, en medio de una decoración llena de folclor, color y artesanías del estado.

Cuando veas la fachada de este recinto cultural, donde varias expresiones artísticas se manifiestan, jamás imaginarías que en su interior existe este espacio culinario, que contrasta con la arquitectura de lo que fue un convento del siglo XVII, perteneciente a la orden de los franciscanos.

A pesar de la diversidad de matices que se experimentan en este sitio, es inevitable dejarse atrapar por la atmósfera que recrea el restaurante Oaxaqueñísimo, donde, al ponerse cómodo, se puede vibrar la quietud y calma que se vive en el estado, provocando que te olvides del ajetreo que caracteriza al Centro Histórico de la capital, que es donde se halla.

Te puede interesar: ¿Dónde está Casa Franciscana? La casona más cool de la CDMX

¿Cómo saciar la nostalgia en Oaxaqueñísimo?

Cuando llegues a Oaxaqueñísimo, lo primero que tienes que ordenar es un tejate, para saciar la sed y refrescar tu cuerpo del calor que puede sentirse a ciertas horas en la Ciudad de México. Ya que descansemos un poco, ahora sí que se aviven los recuerdos de la entidad, para que vuelvas a paladear sus sabores.

Qué tal si comienzas con una botana de chapulines, unas quesadillas con quesillo y unas tradicionales tlayudas, para que remates con mole amarillo. Claro que aún hay más por paladear en un menú, pero tendrás que descubrirlo en tu próxima visita, pues en este mes patrio también habrá platillos de temporada, como los chiles en nogada.

Para la digestión, en Oaxaqueñísimo no dejes de degustar alguno de sus mezcales artesanales, con el sello distintivo de su maestros mezcaleros. Para la sobremesa, se recomienda un chocolate caliente, acompañado por un pan de huevo, una rica forma de cerrar tu ciclo de nostalgia por la cocina de Oaxaca.

Precios:

Económicos

Mayor información:

Facebook Oficial 

Ubicación:

Historias en video



En Vivo