Cocina tradicional mexicana: ¿Cuáles son las supersticiones de sus mayoras?

Te contamos algunas curiosas, otras imperdibles y un par que son súper populares en tu vida diaria. 

168
supersticiones
Foto: @SECTUR_mx/Twitter

Seguramente tu mamá o abuela conocen bien las supersticiones que rodean a ciertos platillos y antojitos de la cocina tradicional de México, las mismas que fueron transmitidas por sus antepasados, pues la gastronomía de nuestro país está llena de leyendas, creencias, mitologías y hasta datos curiosos.

Claro que superan algunas supersticiones como pasar la sal de mano a mano. Muchas de estas se desconoce rotundamente su procedencia u origen, lo curioso del asunto, es que son de irrefutable veracidad, sobre todo para las mayoras que se educaron dentro de los fogones de sus abuelas.

Prácticamente para las cocineras tradicionales del país, es de suma importancia respetar o andarse con cuidado respecto a las supersticiones, pues algunas vaticinan acontecimientos de la vida y otras pueden garantizar el éxito de sus guisos, a la hora de prepararlos.

Te puede interesar: Flor de maguey, una delicia de la cocina tradicional de México

¿Cuáles son las supersticiones más populares de la cocina mexicana?

Pero mejor vayamos a descubrir algunas de estas ideas, que forman parte del folklor mexicano. Entre las más populares encontramos la de la tortilla hecha a mano por las hijas mayores. Se dice que al momento de calentarse, si se llega a inflar, entonces próximamente habrá de casarse.

Otra de las grandes creencias versa sobre la preparación de tamales. Si en la cocina hay mucha gente chusmeando, es de suma importancia “taparle las orejas a la tamalera” con hojas de totomoxtle -envolver las asas de la olla-, porque si no, su cocción será muy tardada. Una más, cuenta que se prohíbe acercarse al recipiente, a toda aquella persona triste, sino salen con sabor salado.

Concluimos con un par de supersticiones populares, que seguramente has repetido, incluso aconsejado, como cuando pruebas una salsa bien picosa y le dices al taquero: “estabas bien enojado cuando la hiciste”, o aquella con la que aseguras que al picar la cebolla ni una lágrima se escurrirá, si se coloca uno de sus trozos sobre la cabeza.

 

Curiosidades de la cocina mexicana

 

 

Historias en video



En Vivo