Villa María: una hermosa casona con cenote privado en Mérida

Este cenote es uno de los tres que no fueron clausurados por el desarrollo urbano de la Ciudad Blanca.

624
Villa María: una hermosa casona con cenote privado en Mérida
Foto: YucAlMomento/Twitter

Mérida, Yucatán, es un paradisiaco destino turístico conocido como la “Ciudad Blanca“, con majestuosos paisajes, cenotes, haciendas y zonas arqueológicas, que lo convierten en el sitio perfecto para visitar.

Sin embargo, en esta ocasión hablaremos de Villa María, ubicada en la calle 202, entre 20 y 22, en la colonia García Ginerés, que en su interior guarda ni más ni menos que un impresionante cenote privado. Esta propiedad pertenece a las hermanas Misioneras de María Inmaculada.

Te podría interesar: Sumérgete en el azul maya de los cenotes de Yucatán

Este es uno de los tres cenotes (hasta donde se sabe) que no fueron clausurados por el desarrollo urbano de la Ciudad Blanca. Aunque ni la casa ni el cenote están abiertos al público, existe la posibilidad de que con suerte puedan visitarlo.

En Villa María se respetó el cenote y se acondicionó con escaleras, pasamanos y un pórtico estilo neoclásico que, además, presenta la imagen de la Virgen de Guadalupe, por ser propiedad de las hermanas misioneras.

Cuenta con iluminación artificial, lo que facilita el poder apreciar sus agua y disfrutar del espectáculo que representa ver un cenote natural en plena ciudad. El mantenimiento que recibe corre a cargo de las autoridades de la ciudad y de grupos especializados en su conservación.

Te podría interesar: Sumérgete en la vida rebosante del cenote Ik Kil, en Yucatán

La profundidad de este cenote que se encuentra en Villa María es de hasta 2 metros, su agua es azul turquesa y cristalina. Las religiosas que habitan el lugar aseguran que la temperatura del agua varía según la temporada del año, asimismo, este cenote no está abierto al público para su uso debido a la cantidad de basura que los visitantes dejaban.

Lugareños que tuvieron la fortuna de nadar en su aguas cuentan que es bastante complicado sumergirse en él debido a la gran concentración de cal que contiene, imposibilitando la visibilidad por el “verdín“, una especie de lama que se genera en algunos cenotes que están muy ocultos como es el caso del que está dentro de Villa María.

Historias en video



En Vivo