El Espinazo del Diablo, una de las carreteras más espectaculares y peligrosas en México

Su construcción concluyó en la década de 1950 y retoma su nombre de un par de formaciones rocosas.

2159
Espinazo del Diablo carretera
Foto: @turismodurango/Facebook

Se conoce como Espinazo del Diablo a la carretera libre que conecta a la ciudad de Durango con Mazatlán y su fama se debe a que cuenta con más de tres mil curvas que permiten admirar desde las alturas, impresionantes barrancas, curiosas formaciones de piedra y su atractivo Puente Baluarte, características que la acreditan como una de las más turísticas de México.

Sin embargo, este tramo, que se terminó de construir en la década de 1950, también adquiere gran popularidad entre los viajeros, porque se considera como una de las vías más peligrosas del país, por los accidentes que han llegado a ocurrir, de los cuales surgen varias leyendas paranormales.

Quien se aventura a transitar por el Espinazo del Diablo, le espera un escenario montañoso que recorre profundas barrancas, donde algunos tramos dejan al descubierto impresionantes precipicios en ambos lados del vehículo. Sí que se trata de una travesía extrema. ¿Te atreves a vivir la experiencia?

Te pude interesar: Baluarte-Bicentenario: el puente más alto de México que obtuvo un Récord Guinness

¿Por qué le llaman Espinazo del Diablo?

El sobrenombre diabólico se debe a un grupo de formaciones rocosas verticales y espigadas, que se ubican aproximadamente en el kilómetro 186, con dirección a Mazatlán. Si se observa con atención desde uno de los miradores cercanos, se puede enfocar el lomo del mismísimo demonio,  que simula este conjunto rocoso.

El Espinazo del Diablo sube por la Sierra Madre Occidental, para alcanzar dos mil 500 metros sobre el nivel del mar, lo que explica su gran cantidad de curvas abruptas y tramos desafiantes. Se compone de 223 kilómetros, que se recorren en alrededor de cinco horas y media. 

Además, su etapa final es parte de la Carrera Panamericana, considerada como la de mayor dificultad. Sin embargo, desde que se estrenó la autopista Durango-Mazatlán el  Espinazo del Diablo ha perdido mucho tránsito desde 2013, pero esto permite contar con una circuito libre de autos, para tomar las mejores fotografías de sus impresionantes vistas. 

Ubicación

El mirador para observar las formaciones rocosas que dan el nombre a esta carretera, se ubica en el kilómetro 186 con dirección a Mazatlán.

Mayor información:

Sitio oficial de turismo de Durango

Historias en video



En Vivo