Hasta el fin del mundo: Tristán de Acuña, el lugar habitado más remoto

Esta ciudad se encuentra en medio del océano Atlántico

155
Instagram: @worldwidediversities

Hay un lugar más remoto que la isla de Pascua. Sentimos desilusionarte, pero el archipiélago Tristán de Acuña es la ciudad habitada que con creces mantiene este título hasta hoy. Rodeada de muros de agua, en medio del océano Atlántico, a 3 mil 360 kilómetros de Sudamérica y a 2 mil 816 de Sudáfrica, a esta isla descubierta en 1506 por el navegante portugués Tristão da Cunha sólo se puede llegar en barco.

Luego de navegar en velero unos 18 días desde Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, o unos 6 días en una embarcación mediana, se divisa a lo lejos el archipiélago de Tristán de Acuña. A éste no se puede llegar en avión porque su terreno montañoso y de origen volcánico es tremendamente accidentado, con acantilados de más de 500 metros de altura.

Lee también Sidney, una ciudad completamente “verde”

La capital, único lugar habitado del conjunto de islas con unos 300 habitantes aproximadamente, tiene el pequeño nombre de Edimburgo de los Siete Mares. Y empezó en realidad a ser habitado hasta a principios del siglo XIX, cuando fue anexionada por Reino Unido.

Actividades en Tristán de Acuña

Hay una buena noticia para los viajeros bohemios: en la isla principal se consume bastante whisky y hay también innumerables langostas para degustar. De hecho, la venta de este crustáceo es una de las principales actividades económicas. También existe The Coffe of Tristan y The Albatros Bar.

Una curiosidad destaca de Tristán de Acuña cuando se empieza a hablar con sus habitantes: prácticamente todos tienen algún parentesco, en menor o mayor grado, porque sólo hay 8 apellidos en el lugar. Los colonos llegaron de Escocia, Estados Unidos, Holanda, Italia e Inglaterra.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

One of the most spectacular landscapes I have seen is Tristan da Cunha at sunset as we sailed away to our final destination, Cape Town. The volcanic island was a stunning sight, surrounded by the southern Atlantic Ocean, amazing birdlife and the abundant marine life which call this remote archipelago home. We had been at sea for 3 weeks and whilst we were able to partially follow the development of the COVID-19 pandemic, the severity hit hard when we were delayed landing at Cape Town for medical reasons (no COVID on board, but we needed specialist medical clearance) and then discovered we had less than 12 hours to leave the country before South Africa closed its borders to the world. Our original route home via Singapore was no longer possible due to Singapore also closing its borders – we eventually secured a flight that evening from Cape Town to Johannesburg, then Dubai, and finally Sydney then Gold Coast – whew – the long way round, but we were home. Upon returning from the Sub-Antarctic in late March it was straight into 14 days quarantine, followed by lockdown. I watched as my work evaporated, and I fear the hiatus will likely continue for at least the next 6-12 months. I know I’m not “Robinson Crusoe” as the saying goes, but such a dramatic change in circumstances has seen me ride (pardon the pun !!) the up/down mental and economic wave of the pandemic. I’ve struggled with the “we will come back better and stronger” positive message popping up everywhere. I’ve struggled just to remain optimistic that at some stage in the future I will be able to return to my previous career. But what to do in the meantime? Who did I have the potential to be? As a responsible citizen I followed the advice of our leaders, crawled out from under the doona and supported the economy by buying, you guessed it, an eBike – to support my mental and physical health during my career hiatus. And this is where my love story with my eBike, Sparky, began … #tristandacunha #subantarctic #outdooradventures #theroadlesstraveled #theroadlesstravelled #slowtravel #sustainabletravel #wanderlustlife #ecotourism #ebikelifestyle #ebikeadventures #thegreatoutdoors

Una publicación compartida de A Girl And Her eBike (@agirlandher_ebike) el

Los alrededores

Pero el paisaje virgen que puedes observar casi en cualquier dirección no es el único atractivo. De hecho, dentro del archipiélago quizá puedas observar la isla Nightingale, donde reside el volcán Queen Mary, con 2 mil 62 metros de altitud. Eso sí, de lejos y con mucha precaución porque se mantiene activo.    

Lee también Conoce Meteora, la ciudad de los monasterios en el cielo

Tristán de Acuña tiene un célebre pasado literario, pues ha sido mencionado en obras célebres como Las aventuras de Arthur Gordon Pym, de Edgar Allan PoeUn capitán de 15 años, de Julio Verne, El rey del aire, de Emilio Salgari, que transcurren la isla Inaccesible, perteneciente al archipiélago.

¿Cómo llegar?

Cruceros turísticos provenientes de Argentina, barcos pesqueros o en el Agulhas, una nave que hace conexión con Ciudad del Cabo.

Historias en video



En Vivo