Corazón de Mazatlán: El mirador más romántico, mágico y lleno de leyendas

Se dice que cuenta con la bendición de monjes budistas como un lugar de paz por la fuerte energía que emana.

420
Corazón de Mazatlán
Foto: @SECTUR_mx/Twitter

Si hay un rincón romántico y mágico, ese es el Corazón de Mazatlán, tal y como se le conoce a uno de los miradores del puerto; una estructura sobre roca que presume esta forma y que concentra la visita de los habitantes, pero también de los turistas que gustan disfrutar de una puesta de Sol en este espacio de la ciudad costera.   

El Mirador Corazón de Mazatlán tiene gran variedad de significados y leyendas que forman parte de este destino de playa. Su construcción está conformada por tres niveles con vista al Océano Pacífico. Uno de los sitios preferidos para pasar una tarde o velada bajo las estrellas, mientras la brisa del mar refresca a los espectadores. 

Desde este balcón se pueden admirar las rocas gemelas, mejor conocidas como Las Piedras Blancas, un santuario de aves que también colinda con la Piedra de los Lobos Marinos. Así que la vista puede contemplar una diversidad natural, que es propia de Mazatlán. 

Te puede interesar: Mazatlán pedirá certificado de vacunación para ingresar a lugares

¿Cuáles son las leyendas del Corazón de Mazatlán?

Hacia la izquierda del Corazón de Mazatlán, sobresale imponente el coloso rocoso el Cerro del Crestón, donde se ubica enclavado en su parte más alta el famoso Faro del puerto, considerado como el más alto del mundo, que también vale la pena visitar. 

Pero el mirador que ahora nos convoca, es el Corazón de Mazatlán, que además de ofrecer tan increíbles panorámicas, también es protagonista de diversas leyendas, que se han construido a su alrededor a través de los años. Una de ellas asegura que aquellos que se den un beso en este lugar durante el atardecer, conservarán por siempre su amor.

La misma creencia se aplica con los amigos, aunque no es necesario el beso, solo su presencia, para que su amistad dure para siempre. Otra historia que se cuenta, es que el mirador ha sido bendecido por monjes budistas como un sitio de paz, gracias a la energía tan fuerte que emana desde su centro. Así que no dudes en visitar este espacio ubicado en el Paseo del Centenario, una de las zonas más populares del destino. 

Ubicación: 

Mayor información:

Página de Turismo de Sinaloa

Historias en video



En Vivo