Sulfatos de Viesca, un paraíso surrealista de Coahuila

Sulfatos de Viesca, un sitio olvidado que regala mágicas postales.

710
Sulfatos de Viesca, un paraíso surrealista de Coahuila
Foto: arturogerciasegura/Pixabay

México cuenta con muchos destinos que parecieran salidos de una pintura surrealista, tal es el caso del Pueblo Mágico de Viesca, Coahuila, donde se encuentran los Sulfatos de Viesca, un paraje en el que el tiempo se detuvo tras el cierre de la la empresa salina del mismo nombre.

En su mejor época, los Sulfatos de Viesca llegaron a tener hasta 400 empleados, los cuales contaban con excelentes prestaciones laborales. Sin embargo, las estructuras que aún quedan parecen resistirse a morir, así como las estalactitas de material salitroso que parecieran deshacerse con facilidad.

Te podría interesar: Conoce la Reserva de Maderas del Carmen Coahuila, el hogar de bellas especies

Los Sulfatos de Viesca tuvieron su declive en la década de 1980, desde entonces, las décadas han pasado, los climas fríos, la lluvia y las tolvaneras han azotado la región, pese a ello, el tiempo pareciera no haber transcurrido.

Hacia los 90 llegó el tiro de gracia, ya que el ferrocarril dejó de pasar por el Pueblo Mágico de Viesca, motivo por el cual los insumos dejaron de llegar y de a poco la empresa fue quedando en el olvido hasta su cierre total.

Sulfatos de Viesca, un sitio lleno de nostalgia

Esta empresa se fundó en 1952 para extraer el sulfato de sodio que se emplea en la industria del papel, con el tiempo creció y amplió su tecnología para la producción de sal de mesa y cloruro de sodio.

Hoy en día, apenas se ve el esqueleto de una fábrica de sulfatos que fue sustento del pueblo y una luz de esperanza para aquellos que buscaron un mejor futuro en los años 50 y 80. Es por esa razón que muchas casas productoras han acudido a este mágico lugar para usarlo como locación para sus películas.

Te podría interesar: Coahuila presume su complejo gastronómico Il Mercato Gentiloni

Contrastando con su desolado paisaje, los Sulfatos de Viesca ofrecen algunos materiales para la producción de alimentos como el dulce de leche. Desafortunadamente no se encuentra bajo el resguardo de nadie, pero no es de difícil acceso debido a las chimeneas olvidadas que se asoman entre los mezquitales.

El paraíso surrealista lo conforma una vasta llanura blanca, que corresponde a los residuos de sulfato y cloruro de sus años de gloria, su color es blanco y a lo lejos pareciera ser una extensión de cielo, entre nubes blancas que combinan majestuosamente con el azul del cielo.

Cómo llegar

Los Sulfatos de Viesca se encuentran a 73 kilómetros de Torreón por la federal 40, posteriormente hay que seguir la estatal 82.

Historias en video



En Vivo