¡Un verdadero manjar! 5 insectos que se comen en México

Son una gran fuente de proteína y, sobre todo, son exquisitos

463
¡Un verdadero manjar! 5 insectos que se comen en México
Foto: ali.gourmeteando/Instagram

Los insectos forman parte de la dieta mexicana desde tiempo inmemoriales. Nuestros antepasados incluyeron estas pequeñas criaturas en sus platillos gracias a ricos nutrientes que aportan, además de su excelente sabor.

México es un país pletórico de especies animales y vegetales, por eso ofrece creaciones culinarias peculiares con base en éstas. A continuación te presentamos algunos de los insectos que más se consumen en el país:

1. Chapulines

Su nombre proviene del náhuatl chapōlin, que significa “insecto que brinca como pelota de hule”. Quizá es el insecto más popular dentro de la gastronomía mexicana; su consumo se da en varias partes de la república. Antes de convertirse en botana, son recolectados, sazonados con sal, limón y chile, y se tuestan en el comal. Oaxaca, Morelos y Puebla son los estados donde tienen mayor popularidad.

Te podría interesar: 5 cosas que no sabías sobre los gusanos de maguey

2. Jumiles

Los jumiles, humiles, chinches del monte o xotlinilli son sumamente famosos en Guerrero y Morelos. Tradicionalmente, estos insectos eran recolectados y colocados en cazuelas de barro, luego rociados con agua para mantenerlos con vida. Su peculiar sabor es perfecto para una salsa molcajeteada. Además de ser alimento, diversos estudios han comprobado que los jumiles poseen propiedades anestésicas o analgésicas.

3. Gusano de maguey

Existen dos tipos de gusanos de maguey: los rojos, conocidos como chinicuiles, y los blancos, también llamados mecocuiles. Ambos crecen en la misma planta, pero son completamente diferentes.

Los gusanos blancos son más largos cuando están crudos, y su costo oscila entre 700 y mil pesos por kilo. Son caros por varios factores, como su extracción; porque sólo se obtienen en un corto periodo y, por último, porque se escogen nada más los más apetitosos.

Los gusanos rojos son más pequeños y delgados, y tienen sabor terroso. La temporada de su recolección se da entre mayo y octubre, pero se pueden conseguir todo el año. Su precio ronda los 600 pesos por kilo.

Te podría interesar: ¡Celebremos a la gastronomía mexicana en su día!

4. Escamoles

La palabra escamol deriva del náhuatl azcatl (hormiga) y moli (guiso o salsa). También son conocidos como azcamoli o hugues. Son un alimento de temporada; su recolección se realiza entre los meses de marzo y abril. Los principales estados donde se encuentran y se consumen son Tlaxcala e Hidalgo.

La dificultad para recolectarlos y su escasez en años recientes ha aumentado su valor. Son unos de los insectos más consumidos debido a su incomparable sabor y a que aportan una gran cantidad de proteínas, aproximadamente cuatro veces más que la carne. Por eso son conocidos como el Caviar Mexicano.

5. Hormigas chicatanas

Estos insectos voladores se obtienen durante la temporada de lluvias, lo que incrementa su valor. Son hormigas de color rojizo y cuerpo alargado, que se consumen principalmente en el estado de Oaxaca. Esos animalitos formaban parte de la alimentación de los pueblos prehispánicos gracias a su gran aporte proteico y exquisito sabor.

Las chicatanas pueden prepararse en moles, salsas, tamales y comerse como botana. Se recolectan y se tuestan en un comal con leña.

Historias en video



En Vivo