Santuario Guadalupano de Zamora, el gigante inerte de Michoacán

Considerada como la iglesia más alta de México, con sus 107.5 metros, además de la sexta de mayor altura dentro del continente.

240
Santuario Guadalupano de Zamora, el gigante inerte de Michoacán
Foto: Santuario De Guadalupe - Zamora/Facebook

México esconde una gran variedad de tesoros arquitectónicos, el Santuario Guadalupano de Zamora es uno de ellos y se encuentra en el estado de Michoacán. Este gigante de concreto es considerado como la iglesia más alta de todo el país y su diseño es de estilo neogótico.

El Santuario Guadalupano de Zamora está dedicado a la virgen de Guadalupe y como dijimos anteriormente, es considerada la iglesia más alta de México, con 107.5 metros. Este recinto es representativo del nuevo orden neogótico que llegó al país a mediados del siglo XIX y es considerada la nueva catedral de la Diócesis de Michoacán.

Te podría interesar: ¿Cuál es la iglesia más pequeña de la CDMX?

Historia del Santuario Guadalupano de Zamora

Este inmueble se encuentra en la lista de los 15 recintos religiosos más grandes del mundo en cuanto a superficie, ocupando el puesto número 14. Su historia data de 1862, cuando la Diócesis de Zamora, Michoacán, necesitaba una catedral en la que el obispo pudiera atraer a una comunidad que llegaba hasta la región de Lázaro Cárdenas.

El 2 de febrero de 1898, durante la Fiesta de la Candelaria, fue colocada la primera piedra, bajo el ministerio del segundo obispo de Zamora, Don José María Cázares y Martínez. El proyecto corrió a cargo del arquitecto Omar Alejandro Bautista, quien dotó de un estilo neogótico toda la iglesia.

Hasta 1914, se tenían erigidas cinco naves, cuatro de ellas cubiertas totalmente de cantera. Desafortunadamente los estragos de la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera pararon las actividades, además de que en aquel entonces el templo fue usado como sede del ejército, y posteriormente fue abandonada.

Después de su abandono, desapareció mucha de la cantera que permanecía guardado, además de que los nichos de los pilares y muros presentaban daños, ya que el ejército usó una de sus paredes para convertirla en muro de castigo. Todavía existe evidencia de aquellos años, esto se refleja en los múltiples agujeros que dejaron los impactos de bala.

Tras más de setenta años, los zamoranos y autoridades religiosas decidieron retomar el proyecto del Santuario Guadalupano de Zamora en 1988, y en 1990 se retomaron las obras, las cuales finalizaron en su totalidad en el años de 2014.

Reconocimientos mundiales

Debido a su diseño y altura, el Santuario Guadalupano de Zamora recibió el título de la novena catedral neogótica más grande del planeta, gracias a sus torres de 107.5 metros de altura, aunque actualmente ocupa el décimo cuarto sitio. También es considerada la iglesia más alta de México y la sexta a nivel del continente americano.

Te podría interesar: San Cristóbal de las Casas: La ruta sagrada de las iglesias

Diseño y arquitectura

El área que abarca el Santuario Guadalupano de Zamora sobrepasa las dos hectáreas. Su fachada consta de tres portadas con pilastras y arcos ojivales. Asimismo, cuenta con seis grandes vitrales. Sin embargo, sus más grandes tesoros son sus torres, las cuales fueron levantadas y compuestas por cinco elementos: una galería, un campanario, una segunda galería, un cono de acero y un chapitel y un pararrayos en la parte más alta.

Su belleza y encanto no solo radica en su exterior, sino también en el interior, donde se puede observar un hermoso piso de granito color esmeralda. Ocho capillas y hermosos lienzos de la virgen de Guadalupe, además de un crucifijo cuya altura es de 3.5 metros, sin olvidar su monumental órgano, vitrales y el altar principal.

Historias en video



En Vivo