Furoshiki: forra tus regalos navideños con esta técnica milenaria japonesa

Solo tienes que usar un pedazo de tela cuadrada para envolver tus presentes sin necesidad de causar un impacto ambiental

862
Furoshiki técnica milenaria japonesa para envolver regalos
@furoshiki_musubi/Instagram

El arte de empaquetar con tela se conoce como furoshiki, una técnica milenaria que nació en Japón y que hoy continúa, con la intención de crear conciencia sobre el cuidado del medio ambiente.

Desde hace siglos, los habitantes nipones tienen la habilidad de doblar lienzos para transportar y envolver artículos. Una práctica que se ha extendido a través del mundo y que hoy es más popular, porque resulta ser una excelente alternativa para decorar regalos sin generar contaminación para el planeta.

Te puede interesar: ¿Cómo festejar Navidad en tiempos de Covid-19?

Para que pongas en práctica esta técnica milenaria, sólo necesitas un trozo de tela y el tamaño será de acuerdo con tus necesidades; el único requisito es que esté cortada en forma de rectángulo. Pero si eres de las personas que gustan de medidas exactas, éstas son 45 x 45 y 70 x 70 centímetros

En internet encontrarás una diversidad de tutoriales que te muestran el paso a paso para realizar este trabajo, que al final puedes personalizar con otros detalles más navideños, en caso de que tu tela no tenga el diseño adecuado a la temporada. 

Te puede interesar: ¡Yo te elijo! Así es el café temático de Pokémon, en Japón

Historia del furoshiki

Dicho término, que literalmente se traduce como «baño» (furo) y «extendido» (shiki), data del periodo Nara (710-794), cuando esta habilidad se utilizaba para guardar bienes valiosos. Se sabe que entre los años 794 y 1185, durante el periodo Heian, se empleaba principalmente para envolver ropa. 

Su práctica se extendió al periodo Muromachi, que duró desde 1136 hasta 1573. Fue en los baños donde los grandes señores de la época acudían a relajarse y a socializar. Su kimono se guardaba en telas decoradas con el nombre o escudo de sus respectivas familias. Pero rápidamente se aplicó para el forro de mercancía, obsequios y libros.

Fue en 2006 cuando el Ministerio del Medio Ambiente de Japón retomó el concepto furoshiki para concientizar a los habitantes sobre su uso y cómo a través de esta técnica se logra disminuir el impacto ambiental, al evitar el uso de papel y plástico para envolver o para transportar objetos. En la actualidad es muy popular entre los estudiantes nipones