Plitvice, el parque nacional que refleja un verdadero paraíso en Croacia

En 1991, guerrilleros serbios tomaron posesión de este edén

324
Plitvice un Parque Nacional en Croacia
Foto: Pixels4Free/Pixabay

Sólo el sonido de las aguas descendiendo entre las rocas se escucha al interior de Plitvice, para muchos un verdadero paraíso terrenal en Croacia, refugio de 16 pequeños lagos, múltiples cascadas y arroyos, donde se desarrolla una rica diversidad de fauna y flora, razón para adquirir el reconocimiento de la Unesco como Parque Nacional en 1979.

Paradójicamente, la cartografía antigua le dio el nombre de Jardín del Diablo, aunque se convirtió en todo un infierno durante la Guerra de Independencia croata en 1991, cuando guerrilleros serbios tomaron posesión del parque y amenazaron con volar sus lagos. Por fortuna, sus espectaculares manantiales jamás se tiñeron de sangre. 

Te puede interesar: Parque Nacional Denali, un destino lleno de contrastes en Alaska

Plitvice abarca más de 30 mil hectáreas de naturaleza idílica que son imposibles de explorar en una visita, así que la recomendación es destinar un par de días para disfrutar todo su entorno al máximo. Con la intención de que esto suceda, en la entrada se puede añadir el alojamiento en alguno de los hoteles aledaños. 

Su paisaje está integrado por más de 20 lagos de exquisito color turquesa, más de 90 cascadas y un denso bosque de hayas que se recorre por senderos señalizados y circuitos diseñados en madera. Otra forma de descubrir sus bondades es a bordo del barco eléctrico y un tour en tren, que regala las vistas panorámicas más espectaculares.

Las maravillas de Plitvice 

Este prodigio natural es el refugio de linces, ciervos, sapos amarillos y cárabos. Pero en sus pozas se halla el curioso cangrejo de río llamado astacus, que utiliza el material calcáreo para revestir su caparazón. También se encuentra una insólita salamandra conocida como Proteosin ojos ni pigmentación— que sólo habita las cuevas de esta zona.  

Durante la travesía será inevitable contemplar una de sus cascadas de mayor tamaño, cuya caída libre es de 76 metros de altura. De la cantidad de lagos que posee, sólo 16 tienen su respectivo nombre, el cual se retoma quienes se ahogaron en sus profundidades, como cuenta cada una de sus leyendas.   

Se divide en dos áreas: Lago superior y Lago inferior; en la parte de arriba hay un total de 12 lagos y numerosas cavidades, por lo que se le conoce como el Parque de la Cueva. Su parte baja acoge cuatro lagos y los cañones alcanzan los 40 metros de altura. Aquí mismo se localiza la Gruta Azul, con una atmósfera que recrea infinidad de leyendas en su interior.

Para visitar el Parque Nacional Plitvice es necesario previa cita. Una buena noticia: es un espacio pet-friendly, así que durante el recorrido las personas pueden estar acompañadas por su mascota; la única recomendación es que todo el tiempo debe permanecer con su correa. Dentro de esta área hay cerca de 10 restaurantes con distintas propuestas gastronómicas.

Historias en video



En Vivo