La casa de las brujas, el misterioso Edificio de Río de Janeiro en la Roma

El título se apropió de este lugar por la serie de rituales y fuerzas oscuras invocadas por una chamana del siglo XX.

281
Casa de las brujas
Foto: ixo_pixo/Shutterstock.com

Hace décadas que el misterio se apoderó del Edificio de Río de Janeiro en el barrio de la Roma, cuyas historias crearon un halo diabólico alrededor de su arquitectura, para ser conocido como la famosa casa de las brujas. Claro, su fachada invita a creer que algo paranormal en verdad ocurre en su interior. 

Se encuentra ubicada en la esquina de las calles de Durango y Orizaba, toda construida en ladrillo rojo y rematada con una torre en forma de pico. Justo debajo de ésta hay dos nichos y un ventanal con terraza, que dan la percepción de un rostro femenino observando el mudo exterior, que asusta a todo creyente de la leyenda que la envuelve.

Fue el primer inmueble con estilo gótico en la Ciudad de México, diseñado por el ingeniero británico R. A. Pigenon, en 1908, por orden del entonces presidente Porfirio Díaz, para conmemorar el Centenario de la Independencia. La casa de las brujas sirvió como hotel y posteriormente fue un edificio de departamentos de lujo, con cuatro condominios. Después de una remodelación, el interior se decoró al estilo Art Decó

Cuenta la leyenda, que en los cuartos de servicio vivía una mujer llamada Bárbara Guerrero, apodada como Pachita. Su fama la precedía como una auténtica e importante chamana que habitaba en la Ciudad de México. Políticos, empresarios y personas de la alta sociedad llegaban hasta este edificio para pagar por sus trabajos.

Te puede interesar: Brujas: El cocktail bar capitalino con pócimas mexicanas y liderado por mujeres

¿Cuál es la leyenda de la casa de las brujas?

Se dice que con gran destreza llegó a manejar el bisturí o el cuchillo para sanar a sus clientes de toda dolencia. Aunque las hierbas, brebajes, huevos, gallinas negras, entre otras alternativas, también sirvieron de apoyo para los servicios que ofrecía. De hecho, sabía invocar todo tipo de fuerzas y realizaba distintos rituales.

Es así como el inmueble pasó a ser conocido como la casa de las brujas, título que cobró mayor relevancia con ayuda de los vecinos que habitaron la zona en el siglo pasado, quienes juraban ser testigos de eventos sobrenaturales sucedidos en este lugar, por la serie de maleficios, maldiciones y hechizos invocados por Panchita.

Te puede interesar: Las Brujas: una tienda de semillas y chiles exóticos en México

Aquellos que son creyentes de esta leyenda, aseguran que el alma de la chamana deambula por cada uno de los rincones de la casa de las brujas, pagando su penitencia por cada acción obscura cometida en este plano terrenal. Sin embargo, los actuales habitantes del edificio jamás se han quejado de manifestaciones extrañas. 

En la actualidad, esta propiedad es una de las más demandadas por su belleza arquitectónica, que contrasta con el estilo francés que predominaba en sus alrededores. Se sabe que el ingeniero británico R. A. Pigenon, construyó un edificio gemelo en la esquina de las calles Berlín y Versalles, de la colonia Juárez, que en sus inicios también fungió como hotel.

Ubicación:

Mayor información:

https://www.turismo.cdmx.gob.mx/

Historias en video



En Vivo