El Sótano de las Golondrinas, una belleza de San Luis Potosí

Este lugar es considerado uno de los abismos naturales más grandes del mundo

771
El Sótano de las Golondrinas, una belleza de San Luis Potosí
Foto: jona_jwk en webcamsdemexico /Twitter

Inmerso en la extensa vegetación de la Huasteca Potosina se localiza el impresionante Sótano de las Golondrinas, ubicado en el municipio de Aquismón, en San Luis Potosí, a unos 56 kilómetros de Ciudad Valles, considerado como uno de los abismos naturales más profundos e impresionantes del mundo.

El término Aquismón, lugar donde se ubica, tiene tres interpretaciones: se dice que en huasteco significa “árbol al pie de un pozo”, mientras que el autor Salvador Penilla lo describe como “pozo limpio con la coa” y el historiador Joaquín Meade asevera que significa “lugar de conchas en un pozo”.

Te podría interesar: Hallan valiosa pintura surrealista en un centro de reciclaje

Origen del Sótano de las Golondrinas

Esta cueva de origen kárstico se formó por la erosión del agua en una planicie de piedra caliza y fue descubierta en 1967. Alcanza los 512 metros en su parte más profunda, posee un diámetro de 60 metros y su caída vertical es de 370 metros, que lo hacen el segundo abismo más grande del territorio nacional.

El Sótano de las Golondrinas se caracteriza por tener una abertura mucho más estrecha que el fondo, que le dan una forma cónica. Lo curioso de este lugar es que su abertura se encuentra al nivel del suelo, por lo que al visitarlo es recomendable sentarse a orillas del abismo para contemplar su impresionante profundidad, así como el revoloteo de los miles de pájaros y vencejos que han hecho de este refugio su hogar.

Te podría interesar: Los sitios más instagrameables de Baja California

Su belleza natural ha maravillado a turistas nacionales y extranjeros, y ha sido clasificado como Patrimonio Cultural con la modalidad de Monumento Natural; además, sirve como refugio de aves, sobre todo golondrinas de cuello blanco y pericos, que salen en espiral a primera hora del día y regresan por la tarde para dejarse caer en picada y resguardarse de los peligros de la oscuridad.

Espeleólogos de diferentes nacionalidades la consideran la caverna vertical más bella del planeta. Cabe mencionar que el primer espeleólogo mexicano en descender fue Lorenzo García Gallardo, en 1974, mientras que la primera mexicana fue Isabel Vivián en 1976, por parte de la UNAM.

El área protegida donde se ubica el sótano también abarca las cuevas de Mantetzulel, la Hoya de las Guaguas y las Cuevas Sagradas del Viento y de la Fertilidad.

Historias en video



En Vivo