Burrolandia, el santuario de burros en México

Es una sociedad protectora de animales sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es evitar la extinción del burro en México

299
Burrolandia, el santuario de burros en México
Foto: @burrolandia.mx/Instagram

En Otumba, también conocida como La cuna del burro, se encuentra Burrolandia México, un parque temático creado a raíz de la preocupación por preservar al burro en nuestro país, una especie en peligro de extinción.

Burrolandia México A.C. es una sociedad protectora de animales sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es evitar la extinción del burro. Allí se protege a más de 30 burros, la mayor parte rescatados del maltrato o abandono; algunos ejemplares han sido donados por personas que ya no los quieren o no pueden cuidarlos.

Los burros han sido empleados como animales de carga, desafortunadamente no siempre con los cuidados adecuados, por eso terminan en el olvido cuando ya no pueden desempeñar sus funciones.

En Burrolandia México hay cuatro hectáreas de campo donde caminan libremente los más de 30 asnos que viven en esta granja didáctica, cuyo fundador es Germán Flores Sauza, quien además de proteger esta especie, buscó resguardar su historia por medio del Museo del Burro.

Te podría interesar: Burro mixteco, raza 100% mexicana más grande, fuerte y estética

Historia de Burrolandia

La granja se creó en 2006 y está totalmente dedicada a albergar burros donados o rescatados de rastros, aunque algunos ejemplares han nacido en Burrolandia.

En la actualidad, estos animales aún son empleados como medio de transporte o de carga. Esta situación ha ocasionado que el burro sea una especie en peligro de extinción, pues es considerado como un ganado poco productivo y con un valor menor.

En México sobreviven cerca de 300 mil de estos ejemplares, por eso Burrolandia busca preservar la especie por medio de una asociación civil que se financia gracias al turismo altruista.

Los visitantes, turistas y viajeros pueden aportar un donativo, comprar algún artículo o consumir los productos que en Burrolandia se comercializan. Con esos ingresos se logra alimentar a los jumentos y darle mantenimiento al santuario.

Te podría interesar: Datos que no sabías del burro

Actividades para visitantes

En Burrolandia, cada ejemplar pasea con total libertad y cuenta con los debidos cuidados alimenticios y veterinarios. Asimismo, para los visitantes hay paseos en un tren decorado con orejas y cola de burro, a bordo del cual un guía cuenta la historia de cómo los asnos llegaron a América tras el periodo histórico conocido como la Conquista.

También se da una breve explicación sobre las causas de su posible extinción, de qué se alimentan, el tiempo que pueden vivir y las diferentes especies de burros que hay en el mundo. En contra del lugar común, los burros son animales inteligentes y muy hábiles.

Durante el trayecto se puede alimentar a los burritos, ya sea con zanahorias propias o adquiriéndolas en Burrolandia. También es posible realizar un recorrido en tranvía por los lugares más emblemáticos de Otumba, en el Estado de México, para degustar la exquisita gastronomía local y el tradicional pulque.

El nombre de Burrolandia se obtuvo de la película Tonta, tonta, pero no tanto, de María Elena Velasco, La India María. En España también existe un Burrolandia, pero al de Otumba se le agregó la palabra “México” para distinguirlo del santuario que se encuentra en Europa.

  • ¿Dónde? Calle Estación No. 6, Otumba, Estado de México (a diez minutos de Teotihuacán).
  • Contacto: 55 4926 7362.
  • Redes sociales: burrolandia.mx/Facebook.

Historias en video



En Vivo