Ciudad de México, ¿cómo perdió su reconocimiento como Distrito Federal y por qué?

Desde 2016 se convirtió en la entidad número 32, con plena autonomía, para contar con su propia Constitución Política

584
Ciudad de México
Foto: David Jones/Flickr

Entre las curiosidades de la Ciudad de México encontramos los nombres que ha recibido durante el recorrido de su largo proceso histórico. Para conocer más a detalle, viajemos atrás en el tiempo, hasta ubicarnos en 1585, cuando se determinó cambiar el título de México Tenustitan —como le llamaban los españoles— a la Ciudad de México.

A partir de 1824 se decretó como Distrito Federal, de acuerdo con la primera Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, en su Artículo 50, como facultad del Congreso de la Unión para “elegir un lugar que sirva de residencia a los Supremos Poderes de la Federación y ejercer en su distrito las atribuciones del Poder Legislativo de un Estado”.

Esta denominación política se obtuvo debido a la calidad de capital federal de la hoy CDMX. Sin embargo, no refería a un estado particular, pues los distritos federales suelen estar subordinados al Estado federal, y así fue durante un largo tiempo. 

Mientras tanto, se fueron dando las condiciones para crear sus delegaciones —ahora alcaldías— con los nombres que actualmente conocemos, las cuales fueron aprobadas en 1941, por medio de la Ley Orgánica del Departamento del Distrito Federal.

Te puede interesar: Estos son los edificios más antiguos del Centro Histórico de la CDMX

Larga marcha para la Ciudad de México

Después de varias luchas por la autonomía política de la ciudad, fue hasta 1997 cuando celebró por primera vez la elección de jefe de Gobierno, para suplir al llamado regente, que era asignado por el presidente de la República. De esta manera, se recuerda a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como el primero electo democráticamente para ejercer este cargo.  

Sin embargo, esta figura se encontraba en un estadio intermedio entre un alcalde y el gobernador de un estado. Además, la Asamblea Legislativa no contaba con las mismas atribuciones que un Congreso local, pues al ser residencia de los Poderes federales, era imposible que el D.F. albergara en su mismo territorio a dos Poderes.

Es así como en 2016 se realizó una reforma política para desaparecer el título de Distrito Federal y oficialmente quedar con el nombre de Ciudad de México, para convertirse en la entidad número 32  y con plena autonomía, sin afectar su reconocimiento como capital de México y continuar como sede de los Poderes de la Unión. Además, cuenta con su propia Constitución Política.

Tiempo después, la abreviatura CDMX se volvió más popular entre los habitantes, para dar un cambio de imagen a la Ciudad de México. Es así como esta marca se encuentra ante la vista de los habitantes y visitantes de una de las urbes más grandes del planeta.  

Historias en video



En Vivo