Bustamante, el Pueblo Mágico de Nuevo León con influencia tlaxcalteca

El cabrito y su pan recién horneado le dan fama nacional, así como su cañón, grutas y pinturas rupestres

921
Bustamante Pueblo Mágico de Nuevo León
anel_85/Flickr

Las zonas boscosas y los paisajes majestuosos que rodean a Bustamante, no son el único atractivo de este Pueblo Mágico de Nuevo León. Tanto en su parte interna como externa, las maravillas se desbordan para ofrecer una intensa y a la vez pacífica experiencia, que es tan propia del estado. 

Así que indiscutiblemente es un destino para refugiarse y olvidarse del estrés, rodeados por naturaleza, cultura y una mezcla de tradiciones muy interesante que posee este sitio, gracias a la influencia de la gente de Tlaxcala. Claro, ¿te preguntarás por qué?

Te puede interesar: Nuevo León: lugares mágicos para hacer glamping

Durante la Colonia los españoles establecieron a 30 familias tlaxcaltecas en este lugar, para realizar trabajos en las minas de la localidad, quienes llegaron con todo y sus tradiciones. La fuerte influencia de esta cultura provocó que por años el destino fuera llamado San Miguel de Aguayo de la Nueva Tlaxcala.

Como fruto de esta mezcla se inició el culto al Señor de Tlaxcala, cuya imagen –un cristo crucificado de  400 años de antigüedad– se venera en la Parroquia de San Miguel Arcángel, que cada año recibe cientos de fieles y peregrinos. Su construcción se dio entre los siglos XVII y XVIII.

De exploración por Bustamante

Localizado a una hora con 35 minutos de Monterrey, este Pueblo Mágico lleva por nombre oficial San Miguel de Bustamante, aunque se le conoce popularmente por su segundo título, el cual obtuvo en honor al militar y expresidente de México Anastasio de Bustamante

Entre las costumbres que presume está la degustación de su pan recién horneado: semitas, polkas y empanadas de nuez que solamente se podrán encontrar en este destino. Otra de las grandes especialidades gastronómicas que posee es el cabrito, que se prepara al ataúd, en fritada y en salsa.

Si bien su centro se distingue por una vasta arquitectura colonial, sus atractivos más preciados son las áreas naturales que lo rodean: el Cañón y Grutas de Bustamante, el Ojo de Agua San Lorenzo y las Pinturas Rupestres de Chiquihuitillos.

Ademá cuenta con parques acuáticos como El Cañón, El Molino y La Alameda, donde las familias de Bustamante celebran días de campo y carnes asadas. El Bioparque Boca de Leones también ofrece albercas en el Cañón de San Lorenzo, así que la diversión está garantizada.