Puerquitos de piloncillo, una delicia nacional muy rechonchita

Puerquitos de piloncillo, un manjar difícil de encontrar.

3211
Puerquitos de piloncillo, una delicia nacional muy rechonchita
Foto: Facebook

Puerquitos de piloncillo, el delicioso manjar rechoncho que todos alguna vez probamos en casa de la abuelita o llegamos a encontrarlo a pie de carretera, cuyo sabor es exquisito, además de ser un infaltable en las panaderías tradicionales de México.

Te podría interesar: Historia del pan de fiesta, un infaltable en las ferias de pueblo

Puerquitos de piloncillo, el acompañante perfecto de un chocolate espumoso

Los puerquitos de piloncillo también son conocidos como chanchitos, marranitos o cerditos; sin embargo, sea cual sea su nombre, igual saben deliciosos, sobre todo si se acompañan con caliente y espumoso chocolate, incluso con un café de olla.

Anteriormente eran muy populares y fáciles de encontrar en las panaderías de México, hoy en día es casi una odisea encontrarlos, por lo que si te topas con unos podría decirse que ha sido un golpe de suerte gracias a su textura crujiente, sabor dulce y aroma tostado.

Este pan o galleta ha permanecido vigente a lo largo del tiempo, pese a ser difícil de encontrar, hoy en día se pueden hallar en puestos de panes de feria o afuera de algunas iglesias, principalmente en los pueblos. A continuación te contamos la historia de esta delicia.

Origen

De acuerdo con la Secretaría de Cultura de México, su origen deriva del llamado “chichimbre“, un pan de la Huasteca que se elaboraba con los mismos ingredientes de los cochinitos; se presume que es una adaptación del ginger bread inglés que sustituye al jengibre por elementos regionales como la canela y el piloncillo.

Al igual que muchos otros platillos tradicionales, los puerquitos de piloncillo pudieron haberse originado durante la época colonial en alguno de los tantos conventos de monjas que existían en aquellos años, donde experimentaban combinaciones de diferentes ingredientes originarios con algunos otros traídos de España.

La tradición dicta que son panes; sin embargo, debido a su consistencia y textura crujiente, podría decirse que se trata de una galleta. Su color es más oscuro que el de cualquier otra debido a su ingrediente principal, el piloncillo, cuyo sabor se acentúa gracias a la canela.

Su preparación varía según la región, por ejemplo, en Chiapas se le agrega manteca y son cortados en forma de caballos o cerditos. En Baja California se considera pan, pero éste se dora para que quede muy crujiente. En la CDMX se le decora con cara y patas.

Te podría interesar: Tachihual, el pan ancestral con sabor al Lago de Chapala

Receta y cómo preparar puerquitos de piloncillo

Ingredientes

Para el jarabe de piloncillo

  • 100 ml de agua
  • 200 gr de piloncillo
  • 1 raja de cenal
  • 1 clavo de olor

Para la masa

  • 250 gr de harina
  • 1/2 cucharada de polvo para hornear
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • 150 gr de manteca
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de vainilla
  • 1 huevo para barnizar

Preparación

Primero prepara el jarabe con agua, piloncillo, canela y clavo de olor, hierve y déjalo enfriar.

Posteriormente prepara la masa, en un bowl mezcla harina, polvo para hornear, sal, bicarbonato y agrega un poco de jarabe junto con el huevo y la vainilla, mezcla hasta crear una masa suave.

Cubre con un plástico y refrigera durante una hora. Luego estira la masa con un rodillo hasta tener una capa de aproximadamente medio centímetro. Con la ayuda de un cortador de puerquito arma las figuras y colócalas en una charola, barniza con el huevo y hornea a 180°C durante 15 minutos y listo, a degustar de unos ricos puerquitos de piloncillo.

 

 

Historias en video



En Vivo