¿Quién es el Cuarto Rey Mago? Esta es la historia de Artabán

La leyenda de Artabán es importante para esta fecha de los Reyes Magos, ya que es el cuarto Rey Mago, que nunca llegó a Belén.

276
cuarto rey mago
Foto: Pixabay

El 6 de enero es el Día de Reyes y es uno de los más esperados por los niños, pues estos quieren conocer los regalos que trajeron consigo los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar, pero también había un cuarto rey mago, Artabán

Artabán nunca llegó a su destino y que aún así fue recompensado; lo que se sabe es que era un hombre de largas barbas, ojos nobles y profundos que residía, se dice en el año 4 A.C, en el monte Ushita

Te puede interesar: Panaderías tradicionales para comprar la Rosca de Reyes en la CDMX

¿Quién era Artabán? El cuarto Rey Mago 

El cuarto rey mago poseía el don de enterarse, por medio del oráculo, de algunos sucesos que para los demás pasaban desapercibidos. 

Artabán fue quien advirtió la llegada al mundo de un ser de luz que traería el perdón de los pecados. 


Según el libro Artabán. El Cuarto Rey Mago, de Adrián Sosa Nuez, era un alquimista reconocido que vivía en la ciudad de Asur en el antiguo imperio Persia, parte de lo que actualmente conocemos como Irán. 

Según se citó con los otros tres en la ciudad de Borsippa en Mesopotamia (actualmente Irak). En el camino se encontró con un hombre malherido que fue asaltado y golpeado, retardándolo del lugar de encuentro con Melchor, Gaspar y Baltasar.

Al llegar a Borsippa se encontró con que los otros tres se habían marchado, por lo que decidió seguir solo la estrella de Belén. Pero cuando llegó al lugar del nacimiento de Jesús ya era tarde, puesto que habían partido hacia Egipto. 

Te puede interesar: Reyes Magos: Mejores mercados y tianguis para comprar juguetes en la CDMX

Pero su historia con Cristo no había terminado ahí, pues el mismo Artabán fue puesto en prisión en Jerusalén por evitar que mataran a un niño y tras ser puesto en libertad se encontraba en el lugar el día de la crucifixión de Jesucristo. 

 Y precisamente en la misma fecha tembló la tierra, golpeándolo una piedra y dejándolo inconsciente, y según algunas otras versiones, ese mismo día murió.