Cuetlas, el manjar prehispánico que debes probar

Estas larvas de mariposa son un manjar popular en la Mixteca poblana

2866
Cuetlas, el manjar prehispánico que debes probar
Foto: @elmuraldelospoblanos/Instagram

Las cuetlas (orugas) son las larvas de mariposa que crecen y se desarrollan en los árboles de chía, pochote, cuaulote, jono y tlahuilote. A estos gusanos se les conoce también como chianculeta o tepolchichic.

Este manjar es popular en la Mixteca de Puebla y su consumo se remonta a la época prehispánica. Además de ese estado, también se consume en algunas regiones de Guerrero y Veracruz, y existe una variedad del estado de Chiapas que se conoce como tzatz.

Te podría interesar: 5 cosas que no sabías sobre los gusanos de maguey

Por ser una larva de mariposa, es común hallar las cuetlas en las partes altas de los árboles de gran tamaño; por eso, para su recolección se emplea el carrizo o bien hay que treparse. Se recolectan cuando miden entre diez y 12 centímetros de largo.

Sin embargo, según la leyenda, las cuetlas deben recolectarse directamente con la mano para que adquieran un mejor sabor. Quienes se dedican a comercializar este platillo prehispánico se aseguran de no terminar con todas para no desencadenar un desequilibrio ambiental, es por eso que dejan algunos ejemplares vivos para que continúen con su proceso reproductivo.

Te podría interesar: ¡Un verdadero manjar! 5 insectos que se comen en México

¿Cómo se preparan las cuetlas?

Su proceso de preparación consiste en dejar en reposo las cuetlas una vez que son capturadas, para que expulsen toda la suciedad. Este proceso es conocido como “exprimir”.

Terminada esta fase, se cuecen en agua con sal, se ponen a secar aproximadamente durante ocho horas y se tuestan en el comal para que posteriormente sean comidas en taco y bañadas con una deliciosa salsa molcajeteada, para darles un sabor único y tradicional.

La temporada perfecta para recolectar cuetlas es durante las lluvias, pues en este periodo las mariposas todavía se encuentra en estado larvario. Su sabor es similar al de los chapulines y aportan grandes nutrientes al organismo como proteínas, hierro y vitamina B.

Por estas razones, eran consumidas en tiempos prehispánicos y son consideradas un exquisito manjar en la actualidad.

Historias en video



En Vivo